• Cuponstar

Felicidad en el trabajo: ¿Qué se espera para 2022?

Las tendencias relacionadas con el bienestar y la felicidad laboral nacidas en 2021, se consolidarán este año y los departamentos de recursos humanos ganarán poder.



El 2021 ha sacudido el mercado laboral: por un lado, ha obligado a miles de personas a empezar a buscar trabajo de nuevo; por otro lado, gracias al teletrabajo y un poco más de flexibilidad, ha abierto los ojos de aquellos que han estado viajando durante toda la vida preguntándose si valía la pena volver a la oficina.


2021 fue una licuadora para muchos trabajadores, pero también fue una oportunidad de dar el salto al mundo digital para varias empresas. En los dos últimos años hemos tenido la oportunidad de reflexionar realmente sobre nuestro trabajo y si esto nos hace felices y satisfechos. ¿Cuáles características son necesarias para que puedas sentirte feliz y gratificado por el trabajo que realizas? ¿Qué tendencias se consolidarán este año en relación a la felicidad en el trabajo?



Felicidad vs. satisfacción


Primero, debemos distinguir entre felicidad y satisfacción. Según los psicólogos, puedes amar tu trabajo y sentirte completamente satisfecho con tu trayectoria profesional mientras sufres momentos de muy alto estrés en los que no eres feliz o no te gusta lo que haces. Esto se debe a que la satisfacción es un estado a largo plazo, mientras que la felicidad es algo momentáneo, que experimentas por un corto período de tiempo. Los estudios que exploran la pregunta de satisfacción relacionan las diferencias entre las personas en sus respuestas a las diversas facetas del trabajo que realizan.


Aquellos que examinan la felicidad momentánea se enfocan en eventos particulares y emociones positivas y negativas experimentadas durante el día, pero algo es cierto: felicidad y efectividad, están estrechamente ligados:


“Un empleado contento es un 31% más efectivo”, concluye una investigación realizada de manera conjunta por el Wall Street Journal, la universidad de Warwick y el Opener Institute for People.

¿Qué te hace estar satisfecho en tu trabajo?


Pon los dos contextos juntos, hay cinco dimensiones que pueden aumentar tu satisfacción en tu trabajo:

  • Si el trabajo no es monótono y repetitivo y, por lo tanto, requiere mucha habilidad y actividad para hacerlo bien.

  • Si puedes seguir todas las tareas de principio a fin, y no solo participar en una parte del trabajo.

  • Si tienes la libertad de hacer esto sin demasiada presión de los supervisores.

  • Si recibes comentarios frecuentes y oportunos sobre tus esfuerzos.

  • Si percibes tu trabajo como una vocación, y por lo tanto tiene un significado más profundo.



Todo lo que está más allá entra en la esfera de la felicidad, que es igualmente necesaria para que el trabajo sea estimulante. Desde la diversión con la que intentas hacerlo hasta la relación con los compañeros, pasando por la cantidad de éxitos que experimentas a lo largo del año: completar un proyecto o cerrar una venta es algo que nos hace sentir bien y necesitamos esos sentimientos para ser felices en el lugar de trabajo y no querer cambiar.


¿Cuáles son las tendencias sobre felicidad y satisfacción laboral para 2022?

  • Teletrabajo. En 2022 acabará la discusión de los modelos de trabajo híbridos, que cada vez tienen menos agnósticos, aprecia Pablo Claver, socio director de Boston Consulting Group (BCG). Aunque no puede haber café para todos, las empresas que tengan posibilidad, se irán a dos o tres días de teletrabajo. Así lo confirma Juan Luis Martín, director de recursos humanos de Prosegur, con 150.000 empleados en 26 países: “En 2022 se confirmará el fin del presencialismo y se acelerará el teletrabajo con vistas a garantizar la conciliación. No tiene sentido volver a la casilla de salida”. “No podemos perpetuar el trabajo por Zoom y Teams, pero tampoco volver al presencialismo previo a la covid”.


  • Reclutar en cualquier lugar. Esta será también una de las derivadas del modelo híbrido. “Hay que buscar el talento allá donde esté y abrir la mano a los colectivos STEM que están exigiendo autonomía y que se les mida en función de objetivos”, agrega Martín, que detecta nuevos caladeros de talento en México y Buenos Aires. A estos profesionales se les ofrece 100% de teletrabajo para reclutarlos, dice. También propuestas de motivación diferentes, personalizadas, entre las que se impondrá la retribución flexible y soluciones de pago anticipado, de salario a demanda.



  • Modelo de oficina. Las sedes corporativas clásicas se han quedado obsoletas y se convertirán en espacios para innovar y solucionar situaciones de conflicto en los equipos, opina Vivian Acosta, socia de Talengo. Prosegur es una de las compañías que está transformando todos sus centros de trabajo, eliminando puestos fijos, tirando tabiques para levantar zonas de cocreación y espacios colaborativos. Y abandonando algunas de sus oficinas, pues la ocupación del espacio ha pasado del 100% al 60%, según Martín. Las empresas tecnológicas y consultoras, prosigue Acosta, están ofreciendo a sus plantillas además la posibilidad de trabajar desde centros de negocios y coworkings. “Y hacen que las compañías que no lo proponen se queden obsoletas. Vamos a ver una pérdida de talento por ello este año, ya que ha habido un cambio en las motivaciones de la gente por la covid”.



  • Herramientas colaborativas. Las empresas han de definir qué parte del trabajo se realiza en la oficina y qué parte en casa, indica Patricia Santorini, directora general de HCM-Meta 4, y desarrollarán herramientas colaborativas que hagan posible esta convivencia, integrando funcionalidades en aplicaciones de comunicación para la gestión del trabajo. “Pasaremos de un modelo de licencias a otro cloud con acceso desde el celular”, opina, y se impondrá la analítica de personas para adaptar los sistemas de gestión de plantillas. “Los modelos predictivos de la inteligencia artificial se van a trasladar a la contratación, al desempeño e incluso a los despidos”. “Vamos hacia la flexibilidad total, hacia los métodos de medición de la eficacia y hacia tecnologías mucho más colaborativas”, apoya Joan Pons, consejero delegado de Workmeter, que cree que deberá generalizarse la desconexión digital para separar las mezcladas vidas profesionales y personales.



  • Motivación, bienestar y salud. Desaparecerán las políticas universales de recursos humanos, las organizaciones harán trajes a medida de cada empleado para garantizar el bienestar laboral y la flexibilidad que demanda. “Será la manera de concebir la nueva forma de trabajar”, según Acosta, “se cambiará la conciliación por una flexibilidad inteligente como medida crítica para captar y retener el talento”. Las compañías van a poner muchos recursos para garantizar el bienestar mental de sus empleados, en un momento en el que las depresiones afectan a casi el 30% de la población española, añade. “Hay una intensificación de las bajas por depresión, estrés y ansiedad vinculadas en parte a la falta de desconexión digital, y las organizaciones han de implementar mecanismos para detectar y evitar estas situaciones y para gestionar muy bien la desconexión digital”, agrega Santorini.

Conoce aquí sobre nuestros programas de wellness.

  • Desarrollo de habilidades. Las compañías han acelerado sus planes de transformación digital y en 2022 pondrán el foco en el reskilling y upskilling de sus trabajadores, en dotarles de los conocimientos tecnológicos y las habilidades necesarias para bandearse en entornos asíncronos y trabajar con robots. “Es algo que se va a volver crítico”, opina Pablo Claver, “porque gran cantidad de talento se va a quedar obsoleto y tiene que haber un esfuerzo público y privado para reconvertirlo, ya que lo vamos a necesitar en una sociedad envejecida”. La banca, los seguros, las tecnológicas y el sector industrial lo precisan con urgencia, pero también las pymes, que han de capacitar y especializar a sus trabajadores, dice. Pero los viejos itinerarios formativos son algo del pasado, según Juan Luis Martín, que aboga por ofrecer a las plantillas una paleta de aprendizaje e-learning para que el empleado escoja. Píldoras formativas de creatividad, comunicación, pensamiento crítico y, por supuesto, inteligencia artificial, internet de las cosas y algoritmos.

Conoce aquí sobre nuestro programa de Capacitaciones.


  • Liderazgo compartido. Los jefes van a tener que acostumbrarse a gestionar a sus equipos mediante la confianza. Y esto cambia radicalmente el estilo de liderazgo, que ha de ser positivo y procurar autonomía a los trabajadores una vez definidos sus objetivos, coinciden Claver y Santorini, que creen que en 2022 el director de recursos humanos va a adquirir un papel crítico por todos estos cambios.

SOBRE LA AUTORA



Carmen Sánchez-Silva Es redactora del suplemento Negocios de EL PAÍS. Está especializada en Economía (empleo, gestión, educación, turismo, igualdad de género). Previamente trabajó en La Gaceta de los Negocios, Cinco Días, Ranking, Mercado e Ideas y Negocios. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.


Parte de este artículo sobre trabajo fue originalmente publicado en la versión italiana de GQ.

58 visualizaciones0 comentarios